Blog de Jhonny Gonzalez

(08 Enero 2013)

Cuesta mucho comenzar a escribir sobre algo que llevabas esperando muchísimo tiempo… seis años exactamente. Quienes soléis pasearos por este blog ya sabéis de mi obsesión por KARONTE, de modo que si queréis, imaginad que he tomado el concepto “objetividad” y lo he lanzado por la ventana de una patada… pero ésta es realmente la impresión que me he llevado de éste “Paraiso sin fé”…

Lo escucho del modo en que ya casi se nos ha olvidado; con una bebida, el libreto en las manos y escuchando en absoluto silencio el disco de una sentada. Tiene un acabado fantástico. El diseño del digipack y su libreto me parecen de lo más elegante.

Abre el disco “Carne”, un trallazo que ya deja claro el sonido que cabe esperar en el resto del disco. El sonido que han conseguido es, a mi parecer, impecable… las guitarras, la batería, ese bajo que suena demoledor, las voces… todo suena muy muy compacto. La segunda mitad del tema me parece especialmente destacable, ya que es el primer contacto que en este plástico tenemos con una de las señas características de la banda, una mezcla perfecta de agresividad y melodía.

Continúa “Mercado Infecto” con sus extrañas y pesadísimas melodías. Creo que es uno de los temas destinados a “joder cuellos” en los conciertos de KARONTE. Me encanta el trabajo de Rochar en este corte, lleno de matices. “La Piedad de los Débiles” tiene algunas de las mejores frases que ha escrito Kini… se me antoja destacar “… huye de quien no temas, ama lo que destruiste…”. A nivel de producción, sin duda es de los mayores logros del disco. Los múltiples solos que se suceden son prueba de ello.

Llega uno de mis temas favoritos de éste trabajo, “Falaris”. Hacia el final de la primera estrofa ( y aunque ya había escuchado el tema antes) , me percato de que tengo la boca abierta. Escuchando la canción, reparo en  algo que nunca me había parado a pensar… no puedo imaginarme otra combinación más perfecta para estas melodías, que la que suponen Belí y Kini. En la segunda mitad de la canción han grabado uno de los riffs de guitarra más emotivos que he escuchado. No contento con ello, Kini ejecuta el que considero su mejor solo de guitarra hasta la fecha. No es el más rápido ni extenso que ha escrito, ni mucho menos… pero es que supone una combinación de notas que no puedo definir de otro modo que “preciosa”. Me hace recordar algunos momentos amargos del pasado, no sé por qué. No quiero terminar la descripción de “Falaris” sin destacar el hecho de que si ponéis en wikipedia “Buen Gusto”, seguramente aparezca la cara de Rochar, porque los discretos cortes que va metiendo aquí y allá son una delicia para los oídos. Cuando termina la canción pauso un momento el disco, como quien tiene que pararse a tomar aliento después de una cena muy abundante. Qué narices, tengo la mañana libre, de modo que vuelvo a escuchar la canción dos veces más.

Con “Repta Humano” vuelvo por momentos a la época de “Bendita Hipocresía”. Me ha recordado muchísimo a las largas canciones llenas de riffs pesadísimos que grabaron en aquel trabajo. Es un ejercicio curioso reparar en ésta comparación, ya que puede apreciarse la evolución de la música del grupo.

Rochar es el encargado de presentar “El Día de las Alabanzas”, otra de las canciones que más me han gustado del disco. Las guitarras hacen gala de una mala leche que asusta antes de que vuelvan a escucharse unos cortes de batería que me dejan pasmado (Rochar, si estas leyendo esto…tio… tomate un mes de descanso porque te lo has ganado, de verdad…).

La canción que da nombre al álbum, es la canción menos “karonte” que recuerdo haber escuchado… no sé muy bien por qué… tal vez por su atípico estribillo. Se trata de una salvajada de canción, aquí sí que no hay lugar para refinadas melodías ni matices. El bajo de Isma llena el espectro de un modo maravilloso, en el que cada nota hace que el conjunto suene atronador. Siempre me ha gustado mucho su sonido. Para mí, una seña de identidad de ésta banda.

Y llega el cierre del disco… “Gris”… ahh “Gris”… No podía ser cierto que KARONTE sacaran un disco sin un tema como éste. Si tomáis una licuadora, y en ella metéis “Letargo” y “Doce meses de otoño”, seguramente salga algo parecido a “Gris”. Su letra me parece perfecta para la música que la acompaña. Este tipo de canciones lentas son siempre uno de los mayores regalos de estos cuatro señores, que consiguen hacer bonita una canción de death metal.La parte central de éste corte podría tener su propio nombre, y creo que podría ser “maduréz”. Es impecable, hasta el punto en que por su sencilléz, se me antoja como un momento brillante cada vez que dejan esas notas sueltas, como queriendo decir “termina tú ésta frase”, invitando a la duda sobre el futuro, sugiriendo un nostálgico “…¿y ahora qué?…”. Una vez más, Isma pone la guinda al que considero el mejor momento del disco. La apertura del sólo de Kini, olvidandose de la distorsión, es algo que siempre agradeceré haber podido escuchar en un trabajo de éstas características.

Mientras la escucho por segunda vez, me viene una imágen a la cabeza. La imágen de un concierto en el que mientras tocan “Gris”, el público está en absoluto silencio. Ya no sólo silencio por el que la canción les esté tocando la fibra sensible, sino por puro respeto, como quien disfruta en silencio de un concierto de cuerda.

Termina el disco como el mayor de los orgásmos… dejandome cansado, inmóvil, resistiendome a encender las luces y abrir los ojos, para así intentar que no acabe la experiencia aún. Ha sido muy especial. Han hecho su mejor trabajo hasta éste momento, así de claro. Me han vuelto a demostrar por qué son tan grandes. Me siento orgulloso. Orgulloso de ellos, orgulloso de conocerles, orgulloso de ver cómo pase lo que pase, siguen estando ahí.

De algún modo tengo una sensación agridulce. Ya está. Ya sacaron el disco. Ya no hay espera, y eso de algún modo me ha dejado un poco vacio, aunque enseguida aparto esos pensamiento al recordar que ahora podré volver a verlos en directo. El día 29 de éste mísmo mes, estarán tocando en la sala Arena de Torrelavega, y os animo a tod@s a que os paséis a verlo.

Os dejo un link donde podréis escuchar un par de temas del disco : http://karonte.bandcamp.com/

Quienes lo deseen, ya pueden comprar su disco en: http://www.cantabrianextrememetal.com/CEM/tienda/

Me gustaría poder terminar de alguna manera un poco más profunda, con una de esas frases de conclusión que parecen un slogan, pero no puedo… Kini, Isma, Belí, Rochar… GRACIAS.

LINK