Bloodshed ‘zine

(03 Apr 2013)

NOTA: 8,5/10

Son muchas las conclusiones que puedes sacar escuchando esté disco. Segundo trabajo largo de la banda de Cantabria, que sin duda se le puede tratar de formación de vieja escuela mantenida en el candelero. Formación que empezó por el año 1994 con gente de otras bandas que ya tenían su historia dentro de la escena antes de empezar KARONTE. Con ello han editado tres Demos, un DVD con la tocada en directo en el festival Milwookis y un primer disco debut llamado “Letargo” que fue editado en el 2006, sin dejar de decir su aparición en bastantes recopilatorios.

Seis años, casi siete de tratamiento para un nuevo trabajo con una originalidad y carisma propios, no seria para menos. El trato de KARONTE en sus cortes ensanchan su proposición a niveles altos. Unos arreglos donde se nota la paciencia y la constancia del trabajo plasmado, simplemente debes escuchar cada arreglo y cambio ofrecido . Ocho cortes que se mueven en esa línea entre el Thrash que suena demasiado al Death y viceversa, al Thrash más metalizado como en “El Día de las Alabanzas”. Al Death turbio sin mucho horizonte de progresión musical, que suena a moho petrificado, con enclaves de ese misterio melódico que desentrañan las guitarras poco a poco, siendo una confrontación de elementos dispersos pero necesarios con pistas como “Carne”. La desesperada y trágica envuelta en tonos lentos como en la pista “Gris”. En el fondo después de escuchar el disco tan rico en percepciones diferentes, me impresiona de como KARONTE ha tenido la capacidad de acoplar en una misma dirección la difícil empresa de aglutinar esa disparidad de entonaciones y mundos, sin sonar demasiado embrutecido o demasiado hueco con la melodía.

Una labor por parte de toda la banda en lo que se refiere a la instrumentación y trato de los temas de elogio. Donde han dejado todo bien marcado en las lineas de la grabación, cada cambio en la mezcla y un una masterizado a la altura. Todo ello llevado por Kini (guitarra y voz) en los K-215 Studios entre el 2011 y 2012. Para no ser menos , la presentación que les acompaña les hace más que justicia merecida. Un libreto de 16 páginas, con una mezcla en su composición entre lúgubre y una luz de esperanza. Todo ello con las letras, fotos de los protagonistas , agradecimientos y parte técnica. Una labor fundamental para un disco de un buen calibre que ha merecido esperar para disfrutar de el sin prisa.

ENLACE