Crónica concierto XX Aniversario Noche de Rock (insonoro.com)

http://www.insonoro.com/cronica/2894/xx-aniversario-noche-de-rock

Mis primeros recuerdos del programa Noche de Rock se remonta casi a los orígenes del mismo, ya que mientras estudiaba, solía escuchar este programa que, sino me falla la memoria, se emitía por la tarde en Radio Foramontanos. Algún tiempo después conocí en persona a Oskar en un viaje para ver a Iced Earth y Blind Guardian a Bergara y desde entonces hemos coincidido en montones de sitios, no solo musicales, sino en manifestaciones, actividades culturales, bodas, etc.

El programa ha ido ampliándose, cambiando días, horario, emisoras de radio… pero 20 años después sigue al pie del cañón y como siempre descubriendo nuevos grupos: he conocido a muchos grupos, sobre todo de metal extremo, gracias a este programa y he disfrutado de muchos conciertos que han organizado conociendo grupos que sino es por ellos jamás sabría de su existencia.

La celebración del veinte aniversario era una cita en la que quería estar presente y, pese a que ese día había mil eventos más que interesantes, decidí acudir allí no solo por los grupos sino para homenajear a Oskar y a Noche de Rock.

El lugar escogido para este acontecimiento era el Escenario Santander, lo cual es hacer las cosas a lo grande, ya que estamos hablando del local más grande de Cantabria para realizar conciertos (sin contar pabellones, etc.) y los grupos de los que íbamos a disfrutar era de las bandas regionales Memorándum, Karonte y Mountain Stew, junto a los bilbaínas Quaoar: casi nada.

Antes de acceder al local, la gente de La Nariz Roja estuvo amenizándonos con un espectáculo de fuego, danza y música, que hizo que mucha gente se acercase a curiosear y que nos fuésemos arremolinando a la entrada, para, después de disfrutar de este magnífico espectáculo, entrar en la sala.

Ambiente

Tras una proyección de imágenes resumen de estos 20 años y unas palabras de agradecimiento de Oskar, comenzaba la primera de las bandas en actuar: Memorándum desde Muriedas.

Creo recordar que era la primera vez que veía a dicha banda en sus 5 años ya de trayectoria y de entrada lo que llama la atención es que su concierto es muy visual combinando su música con imágenes psicodélicas, que se van proyectando alternativamente.

El concierto como su primer disco, “No es el sol, es una estrella normal”, editado el pasado año, comenzó con “Ven”, para seguir con “Rara avis”, canción que ya fue editado en su EP del 2014 y que han rescatado para este primer disco de larga duración.

Tras agradecer a Oskar el contar con ellos para esta noche tan especial, siguieron su actuación con “Mi mente tiene un arma”, para seguir su viaje musical con el tema que da titulo al disco “No es el sol, es una estrella normal”, demostrando la calidad que tiene sus músicos.

Siguieron con “Interferencia” que como el resto de las canciones del disco han sufrido ciertas modificaciones para darlas un tono si se quiere más psicodélico. Tras agradecer a West, anterior batería de la banda y que vino desde Londres (gran detalle por su parte) para poder suplir a su actual batería, que no podía actuar, interpretarían “1952”, canción que abría su Ep y que también esta presente en su actual trabajo, para acabar su actuación como su disco con “Logia negra”,

Muy buena actuación del cuarteto, que me dejo una buena sensación y que pese a ser sonidos a los que no suelo acercarme habitualmente, consiguieron engancharme.

www.facebook.com/memorandumcolor

Memorandum

No hubo que esperar mucho para que saliesen al escenario Karonte, que fueron con mucho el grupo más cañero del cartel y también el más veterano.

Tras la introducción, comenzaron su concierto con “Cobaya” de su maqueta de1998 “Bendita hipocresía”, pero que retomaron para su disco “Vivo y resucitado” del 2014, para seguir con “Mercado infecto” canción de su disco de 2012 “Paraíso sin fe”, que, igual que en dicho trabajo, unieron con “La piedad de los débiles”.

Se veía a la banda un poco incomoda sobre el escenario, quizás algún problema con el sonido, pero la realidad es que la banda sonaba como una cañón como pudimos apreciar en “Falaris”, donde se empezaron a agitar las cabezas al ritmo de la música.

Karonte agradecieron a Noche de Rock su labor durante estos años y el haber contado con ellos, antes de atacar con ese temazo que es “Repta humano”, que hizo que tuviera dolor de cuello al día siguiente y seguir con “El día de las alabanzas”.

Tras interpretar ese gran tema que daba titulo a su ultimo disco con canciones nuevas, “Paraíso sin fe”, llego el momento para el recuerdo al recuperar “Letargo”, canción que daba titulo a su primer disco ya de hace 10 años y concluir sus 45 minutos con “Mi epitafio” del mismo disco.

Karonte son una garantía en directo y solo tienen conciertos buenos y otros impresionantes; muy grandes los de valle de Buelna.

www.facebook.com/Karonte1994

Karonte

De nuevo un cambio rápido (así da gusto) y teníamos sobre el escenario a Mountain Stew, banda totalmente desconocida para mi y de la que no había escuchado nada hasta este momento y que tienen una trayectoria de 5 años y un disco llamado “Lost” editado el pasado año.

Su actuación comenzó con “Craneum rising” con ese sonido cercano al stoner, para seguir como en dicho disco con “The Isac map”, con Dany de Granada Goblin acompañándolos a la voz, consiguiendo que me enganchará por su música.

Tras los necesarios agradecimientos a Oskar, siguieron con “Pterodactyl riders” que nos llevo por unos sonidos más rockeros, tras la cual siguieron con la extensa “Children of the west”, que aquí fue recortada.

Su concierto siguió con la canción que abre su disco “Dawn”, con un sonido un poco más intenso sobre todo en los coros, para seguir con “Hail” más en la onda de rock sureño, que fusionaron con la parte final del “Land of the dancing Gnu”.

La actuación de los santanderinos llegaba a su fin no sin antes interpretar una canción nueva, bastante en la onda de la banda, para despedirse de los presentes con “Tusk”, para la que contaron con un amigo al bajo, canción bastante trallera que sirvió para dejarnos un muy buen sabor de boca.

Mountain Stew son una banda que, los que no los conozcáis, deberíais seguir muy de cerca. Tienen muy buena pinta.

www.facebook.com/mountainstewband

Mountain Stew

Y si todo lo que habíamos visto hasta entonces era sobresaliente, llegaron Quaoar y nos dejaron a todos con la boca abierta.

Es difícil explicar la sensación de la actuación de los bilbaínos a los que ya había visto en, creo recordar, otras 3 veces, pero es que lo que hicieron esta noche va a permanecer en la retina de todos los asistentes, a los cuales se no cayo la baba con su actuación.

El concierto comenzó con “Chatterbox” de su ultimo disco “Dreamers. Dreaming” del pasado 2015 y que los oyentes de Noche de Rock catalogaron como mejor disco del pasado año.

Tras recordar “Memento Mori” de su anterior disco “The River & the soul” de hace 4 años, la banda retomo su actual disco con “Go to Momo”, a partir del que la gente empezó a quedarse impresionados con la banda y con la solvencia de su cantante que en ocasiones parecía que se le quedaba pequeño el escenario.

Con “Goodbye” llego uno de los momentos de éxtasis del concierto, canción que engancho hasta los más cañeros pese a ser una balada y que fue escuchado en un profundo silencio; realmente espectacular.

Siguieron el concierto con “Home”, canción que cierra su actual disco y que dedicaron a Alfonso Bifrost, banda con la que han compartido escenario en varias ocasiones, y que es una preciosa y extensa canción, con una brillante ejecución tanto vocal como musical.

Retornaron de nuevo a su anterior disco con la intensa “Hicks are Kings”, que acabo de convencer a todo aquel que aun podía ser reticente, para, tras agradecer a Noche de Rock y Bifrost todo el apoyo en estos años, retomar su actual disco con “A big hole”.

Su actuación acabo con la canción que abría su actual disco, “Tough guy”, poniendo así punto final así a su poco más de una hora y que nos dejo realmente maravillados.

Si a alguien que no conociese a la banda de nada le pones a ver este concierto pensaría que es una de esas bandas internacionales, con la única diferencia que son de aquí al lado y mejores que muchas de esas bandas intencionales.

Y así terminaba este sensacional festival que se montaron la gente de Noche de Rock, con las bandas haciendo auténticos conciertazos y demostrando una calidad exquisita, y aunque se hecho en falta mucha gente que por lo que fuera no pudo o no quiso acudir, eso no desentona lo que fue una gran fiesta del Rock.

Para quien esté interesado, os adjunto el concierto por si lo queréis escuchar o tener de recuerdo.

¡Que sea por otros 2 y que todos lo veamos!