Hellpress.com

(19 Jun 2013)

“20 años entregados a una música y una escena que es todo un milagro que sobreviva en este país. Supervivientes en un océano de dificultades, los cántabros KARONTE siguen peleando y autoeditan su segundo largo, Paraíso Sin Fe”.

20 años entregados a una música y una escena que es todo un milagro que sobreviva en este país. Supervivientes en un océano de dificultades, los cántabros KARONTE siguen peleando y autoeditan su segundo largo, “Paraíso Sin Fe”. Guiños al Death Metal de vieja escuela, riffs que mezclan a PARADISE LOST con GOREFEST con total naturalidad y mucha, pero que mucha voluntad de superación son lo que nos ofrecen los de Corral Del Buelna.

En conjunto, el sonido de “Paraíso Sin Fe” es bastante sólido en su textura, una gran mejora respecto a su debut “Letargo” de 2006, y no deja mucho hueco a la improvisación. Todos los temas se desarrollan a una velocidad similar y para un no acostumbrado puede parecer más de lo mismo. Pero ahí es donde radica el placer de la escucha de este nuevo lanzamiento de los cántabros. Ocho canciones de una duración de entre cinco y ocho minutos cada una con unos riffs siempre a una velocidad de crucero que sumergen con clase al oyente en las pesadas atmósferas que el conjunto ofrece.

Nada más empezar la escucha del disco y, tras un contundente y rápido comienzo en “Carne”, se ve perfectamente por dónde van los tiros. Acordes gordos y a medio tiempo, pesados y sencillos pero al grano. Una oda a todo lo bueno que surgió entre 1987 a 1995 en Europa y en Estados Unidos. Guiños al “Dawn Of Possession” de IMMOLATION, al “Erase” de GOREFEST o el “Warmaster” de BOLT THROWER abundan, así como solos de guitarra muy melódicos para el estilo general del disco que nos recuerdan a ese trío de bandas (ANATHEMA, PARADISE LOST y MY DYING BRIDE) que, desde el Reino Unido, sorprendieron a propios y extraños durante esos años, con ese Doom Melódico y gótico tan bien ejecutado en clásicos como el “Icon” o el “Serenades”. Una perfecta mezcla entre el Death Metal de la vieja escuela y el Doom Gótico de principios de los 90, vamos.

El mejor ejemplo en este sentido es el de la canción “Gris” que cierra el disco con un comienzo épico y un desarrollo que recuerda con nostalgia a todo lo anteriormente mencionado y que suena crepuscular en todo momento. KARONTE se alimenta más que lícitamente del pasado glorioso de un estilo tan poco apreciado como el Death Metal de la vieja escuela y que, a la vez, alimenta al futuro y deseado renacer de un estilo mucho más relevante que los otros grandes en los últimos 20 años.

También tienen momentos de pura mala leche acelerada como es el caso de “Faralis” (que con el tiempo acaba regresando a las velocidades acostumbradas habituales), por sonar abrasiva y bastante menos acogedora que el resto, demostrando que tampoco se andan con chorradas a la hora de soltar bilis y lava por los amplificadores. Pero en general la sensación es la de un grupo que es la suma de sus influencias combinada con un amor a un estilo cuyo mérito reivindica con su combativa militancia y que sólo por eso merece una escucha atenta por cualquier fan del riff y del ruido como expresión artística.

Lo que hace que “Paraíso Sin Fe” no sea un disco perfecto dentro del aparentemente limitado alcance de su propuesta (supone aún así un amplio avance respecto a su debut), es precisamente algunos breves momentos en los que la percusión parece más preocupada por intentar abusar demasiado del doble bombo y cambios que no siempre resultan, en vez de ir al grano y acompañar con fuerza y sencillez el resto de la música, por lo que desluce levemente un trabajo que las más de las veces acierta en su propuesta. KARONTE da una lección de compromiso, seriedad y ganas de disfrutar y hacer Death Metal de toda la vida. Recomendable.

Pedro Blackearth

VALORACIÓN 7,5/10

ENLACE