Necromance.eu (es) – Track by Track

(27 Mar 2014)

NECROMANCE DIGITAL WEB MAGAZINE

ENLACE

20 años han pasado desde que naciera esta banda llamada KARONTE y que en el 2012 nos dejó un pedazo de trabajo titulado “Paraiso sin fe”, donde el death metal de calidad campaba a sus anchas y que ahora la banda desgrana tema a tema para todos lectores de Necromance…

Gracias a David de NECROMANCE por la oportunidad que nos da de explicar tema a tema, cual ha sido el proceso de construcción y resultado final de nuestro último disco “Paraíso sin fe”.

A diferencia de nuestros anteriores trabajos, “Paraíso sin fe” se compuso en el local a un 80%. Aunque siga siendo yo quien aporta los riff, de esta manera la construcción de los temas es mucho rica en matices y todos pueden aportar arreglos e ideas, sobretodo para la batería. Desde el primer día empezamos a grabar los temas para ir puliéndoles poco a poco y que tuvieran más sentido, que fueran más “tema” y menos sucesión de riffs. Las letras las hacemos una vez finalizada la música.

Una de las desventajas que tiene la autoproducción, es que no tienes presión ni fecha que te agobie para finalizar… y que has de hacer tu todo, por supuesto.. Así que la grabación se alargó demasiado para mi gusto.

En cuanto al sonido en esta ocasión queríamos conseguir que fuera lo más fiel al que llevamos en directo. No hemos cambiado de amplificadores ni ecualizaciones de los previos para grabar. Tampoco hemos usado material extra o software emulador para guitarras. Un sólo microfono a la pantalla y listo.

Con el diseño del disco queríamos buscar la dualidad que da el título, contando por una parte con una portada mucho más onírica (un ángel castigado), mientras que en el libreto interior se muestra la parte más dura, como si se tratara de imagenes a modo de infierno de dante, por decirlo de alguna manera.

Carne

En un principio no iba a ser el tema de apertura, pero cuando estábamos masterizando nos dimos cuenta que necesitábamos un tema que empezara más rápido para abrir el disco de una manera más cañera, ya que en KARONTE en su mayoría prima el medio tiempo. Carne empieza a fuego, un golpe de caja y tiza, para mantenerse después en una estructura básica sobre la que cantar con cambios un poco progresivos por decirlo de alguna manera. El tema acaba rompiendo la cintura con una melodía a dos guitarras y solos alternados. La letra va de que somos carne, sin más, no hay un alma ni nada que nos diferencie del resto de animales, salvo la crueldad o el egoismo,.

Mercado infecto

Puro death metal. Guitarras pesadas, maquina de destrucción a la batería, el cual incluye unos arreglos importantísimos para el tema. Aquí mi predilección por bandas como Gorefest sale a la luz sin pudor alguno. Es uno de los pocos temas donde no hay solo, éste se sustituye por una melodía final, que le da un rollo épico al asunto, bajando de velocidad paulatinamente. Fue el primer tema creado para este disco y en un principio es el que le iba a abrir.

La piedad de los débiles

Otro tema que empieza de forma muy machacona para ir poco a poco subiendo de velocidad. En general un tema bastante melódico, incluso el riff que va en las partes cantadas tiene melodía. El tema se divide en varias partes y entre cada una de ellas hay un solo. En general se puede decir que es un tema un poco atípico en Karonte, sobretodo por la duración, pero por eso mismo me gusta.

Falaris

Uno de mis temas favoritos del disco y sin duda de los que más matices tiene. Empieza con un ritmo de blast bet que acompaña al riff principal entrecortándose según va cambiando el ritmo, después pasamos al riff sobre el que va la voz, mucho más “sueco” por decirlo de alguna manera, diferenciando las dos guitarras y una de ellas marcando la misma melodía que lleva la voz. El tema cambia radicalmente para meterse en un riff super machacón, con un tiempo lento, muy en la onda de unos primeros Morbid Angel. Cuando acaba este viene una de mis partes favoritas de todo el disco, jugando las dos guitarras/bajo y la batería metiendo toques arrímicos que quedan perfectos antes de salir a uno de los solos que más me gustan.

La letra trata sobre lo que sufría una de las víctimas de Falaris, un tirano que usaba una la máquina de tortura medieval, la cual era un toro de metal en el que se introducía al un reo. Después se cerraba, se hacía una hoguera debajo y se esperaba a que se asara vivo. Los gritos, a modo de bramidos, salían por el único aguero que había, la boca del toro… se supone que el creador de este invento murió bajo su propia obra… realmente gore, me gusta!!

Repta humano

Un tema muy potente en la mayoría de sus rifff. La carga instrumental es muy importante, hasta pasados más de dos minutos y medio no empiezo a cantar. Justo antes de ese hay un riff que me encanta, de nuevo bajo la influencia del thrash más añejo. La parte del estribillo es muy Axphyx, con riff super lentos y doble bombo de fondo. Es un tema muy energético en directo y el final es para romper cuellos.

El día de las alabanzas

Este es un tema muy thrash metal, a excepción de la parte cantada, que es con acordes rasgados con una línea melódica semejante al black. Tras unos break de batería, hasta la parte final, todo es doble bombo y pua arriba y abajo…un tema realmente cañero en el que la batería cobra mucho protagonismo y uno de los temas que más han gustado en las reviews.

El día de las alabanzas trata exáctamente de eso….cuando alguien muere, inmediatamente se convierte en una buena persona…yo no creo en eso, si alguien es un hijo de puta, lo es tanto de vivo como de fiambre, y no pasa nada por decirlo.

Paraíso sin fe

Otra de mis predilecciones. Es un tema mucho más agresivo que el resto, tanto la letra como la música. Empezar acoplando las guitarras siempre es buena señal!!. La verdad que es un tema que en directo funciona mucho mejor de lo que pensábamos, de hecho la parte final de la letra va sobre un riff muy macarra, con un aire punk / old school alo obituary “slowly we rot” que nos encanta…. es imposible no hacer headbanging !!. El sólo tenía tenía clarísimo que debía ser a lo “Slayer”, melodía cero, acoples, armónicos y distorsión. Como yo no uso floyd rose y todo lo hago a base de bendings, decidí para darle más profundidad, grabar dos solos distintos, uno por canal y reproducirlos a la vez… que se forme una especie de caos.

La letra es todo un alegato anti dogmas. Realmente el paraíso se alcanza cuando no hay fe… “no hay maestro, no hay esclavo, no hay pecado en el paraíso sin fe”

Gris

El último tema creado para el disco y posiblemente el que nunca me canso de escuchar. Siempre nos ha gustado reservar un hueco en KARONTE para nuestra vertiente más melancólica y doom, donde no importe las vueltas que le demos a un riff o a una idea, al igual que hicimos en el disco anterior con “Letargo” o “12 meses otoño”.

La base del tema empezó un día que estaba buscando una melodía con armónicos y tapping… a raíz de ahi medio tema estaba hecho. Lo bueno de Gris es que es un tema que va a más, aun siendo un tema mayoritariamente lento, es muy ágil y tiene momentos de increscendo en cada parte. Pese a tener diferentes ambientes, todos ellos empastan muy bien y no podría quedarme con uno solo.

En KARONTE siempre nos ha gustado dar mucho protagonismo al bajo, incluso componer partes especiales para él, en el que sea el instrumento principal y no sólo un apoyo a la base rítmica. Siempre he pensado que estos toques le dan una nueva dimensión a los temas. En este caso, esta parte es la que separa el tema entre la parte cantada y el desenlace instrumental. Melodía de bajo, guitarras semiacústicas muy bajitas y unas notas de blues que han sorprendido mucho a la gente.

Tanto el riff que va bajo el solo, como el propio punteo, son dos de los que más contento estoy, van de la mano desde que empiezan y son perfectos para acabar redundando una y otra vez en la melodía principal del tema.

Modestia aparte, creo que hemos conseguido un tema muy especial, melancólico, emotivo y potente… creo que a los fans de Paradise lost o de los Hypocrísy más melódicos les puede gustar.

La letra básicamente trata de la depresión, de la sensación de estar en un punto de no retorno.