Satanarise.com

(24 Oct 2013)

De nuevo me encuentro ante un disco extremo, no es una queja, pero sí algo que extrañamente de empieza a apasionar desde hace algún tiempo, pese a que mis estilos personales siguen estando bastante alejados de la propuesta que tengo delante de mí, el nuevo trabajo de Karonte.

Karonte es una banda cántabra que lleva formada nada más y nada menos que desde 1994 con un sólo disco en 2006, Letargo. Seis largos años han tenido que pasar para la edición de su segundo trabajo, Paraíso Sin Fe.

Hoy en día el tener una banda no es cosa fácil, en casi todos los casos por muy bien que hagas las cosas la cosa no emerge. O haces algo a propósito para subir con un producto comercial y te dejas un dineral y aún así no tienes nada asegurado. La alternativa es hacer algo que realmente sientes y disfrutas, le guste a quien le guste.

En este último caso es donde debemos situar a Karonte, que en Paraíso Sin Fe han hecho un trabajo muy personal y alejado de modas y estilos modernos. Death Metal de la vieja escuela pasado por su filtro personal. Un filtro que te sumerge en un disco lleno de contrastes extremos.

En muchas ocasiones nos vemos hablando de contrastes en discos más lineales en los cuales al destripándolo te encuentras con estos detalles, pero en Paraíso Sin Fe los contrastes se han llevado a los extremos, sumergiéndolos en una balsa de emociones y lamentos. Temas que van de la luz a la oscuridad navegando entre ambos horizontes.

En Paraíso Sin Fe te encuentras temas claramente basados en death de los 80 y 90, pesado y machacón, tiempos lentos machacados a martillazos de guitarras rítmicas con mucho cuerpo y crudeza sobre los que Kini, con una voz rasgada se desgarra las cuerdas vocales entre lamentos y gruñidos para tratar la recurrente pero insaciable temática espiritual humana. A destacar la percusión y base rítmica de la banda, demoledora.

Entre esas pesadas rítmicas afloran melodías, solo y momentos que cambian el rumbo de Karonte llevándolo a la luz, pasando por momentos lúgubres. Oscuridad, crudeza y melodías que van cambiando de proporciones dentro de los temas y acaban transmitiendo sentimientos. El alma de la música es eso, generar emociones.

Respecto a los temas podemos destacar algunos como “Carne” que abre el disco y sirve muy bien de ejemplo de cómo es el sonido de Karonte, con un inicio demoledor, dando paso a los versos donde las guitarras rítmicas toman el control para acabar con una segunda parte instrumental llena de melodías. En “Mercado Infecto” nos encontramos con algo similar, una buena parte del corte instrumental, no tan suave como la anterior, pero donde de nuevo las guitarras vuelven a dar un juego más melódico.

“Falaris” es uno de mis temas favoritos, con un final brillante con unas guitarras dobladas y creando una atmósfera que nada tiene que ver con lo anterior. “El Día De Las Alabanzas” es un tema más rápido y oscuro, en comparación con el resto que tienen un ritmo más pesado. “Paraíso Sin Fe” es uno de los temas más oscuros del disco, muy contundente y con bastantes cambios de ritmo, un tema que rompe cuellos.

Paraíso sin Fe es un disco bastante personal, no es lo típico que encuentras en un disco de death melódico actual, no hay que ceñirse a las modas y así lo demuestran los cántabros Karonte. Un disco lleno de contrastes entre melodías y la oscuridad propia del death old school.

Sergi Arise

Nota: 7,5

ENLACE